Blue Nature  
Birding and nature tours

Guadarrama occidental

Precio*

Encuentro

Fecha**

24€ por persona

Inicio 08.00 · Fin: 13.00 aprox.

Sábado 08 de mayo

Qué incluye

Qué no incluye

Especies probables

- Transporte
- Medidas prevención COVID
- Servicio de guía ornitológico
- Seguro de viaje
- IVA.

- Comidas 
- Bebidas

Cuco, curruca mirlona, oropéndola, culebrera europea, vencejo común, curruca capirotada, escribano triguero, escribano montesino, mosquitero papialbo, zarcero común, gorrión chillón, etc

Grupos reducidos: entre 3 y  7 participantes
** Puede sufrir modificaciones

Laderas desarboladas de codesares

En la parte oriental de la vertiente sur de la Sierra de Guadarrama, las pendientes se visten de color amarillo. La flor de los codesos y los cambroños cubren un alto porcentaje de las hermosas laderas. Es el relieve quien se encarga de recogen el agua que alimenta una de las cuencas más importantes de la provincia, la del río Guadarrama, con gran valor ecológico y protegida por la Red Natura 2000.

Ganando altura nos damos cuenta de la importancia de este enorme espacio protegido y desde aquí podemos contemplar toda su hermosa y vasta extensión

Buitre negro

Bando de chova piquirroja

Mientras nos aventuramos a través de las arbustivas y floridas laderas, las grandes siluetas de los buitres se dibujan en el pedregoso relieve. El buitre negro, que cría en la vertiente norte de la Peñota, se desliza laderas abajo en busca de alimento. Por estas fechas el pollo tendrá poco más de una semana y no hay tiempo que perder. En cambio, los buitres leonados ya llevan tiempo con pollos y tienen más margen.

Aunque lo que sin duda nos llama la atención es el vuelo acrobático de las chovas piquirrojas. Sin duda, escuchar sus gritos nos traslada a las grandes cordilleras del norte peninsular.

Son muchas las rapaces que vuelan por encima de la sierra. Desde la imponente culebrera europea, hasta los ágiles milanos. Todos ellos pendientes de cada recoveco de los arbustos y las laderas, para no perderse ningún movimiento. Todo queda escaneado por estas rapaces. Incluso cada escribano triguero cantando, ellos los vigilan. Sin embargo, no son los únicos ojos puestos sobre los habitantes de este peculiar paisaje. Los alcaudones, tanto el real como el común, reclaman atentos por si algún pajarillo despistado puede entrar en la dieta. Sin éxito se debe contentar con los invertebrados que le rodean y quizás una lagartija que haya tardado un poco en ponerse al sol. 

El escenario es único, pero sus actores no hacen más que entrar en escena. Algunos se muestran orgullosos de sus plumajes, como los jilgueros, los pardillos o el gorrión chillón. El resto prefieren cantar desde sin la presión del público. Y es que todo un concierto de aves inunda el valle. Se oye una oropéndola, canta un cuco, los abejarucos nos vuelan por encima y por si fuera poco las currucas mirlona y capirotada lo están dando todo.

Sin duda el concierto es único y con paciencia van escuchándose más y más tenores que se unen al rey de los trinos, el ruiseñor común.

Alcaudón real

Recorreremos un conjunto paisajístico de alto valor e interés, en un momento en el que se viste con sus mejores galas. La sintonía de dos ambientes no tiene comparación. Los ambientes rupícolas de piedra pura contrastan con una bosque que se viste de gala y ofrecen un sinfín de recursos a las aves que decidieron este año establecer sus territorios de cría en este recóndito lugar.

Detalles y recomendaciones

- Calzado y ropa apropiados para la época. 
- Material óptico (telescopio recomendable).
- Consultar la meteorología.
- Leer detenidamente la información de la excursión.
- Las reservas deben hacerse con 7 días de antelación (Consultar disponibilidad en fechas posteriores)

Águila calzada

Si tienes cualquier duda o consulta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 
Contactaremos contigo tan pronto como sea posible